Menu

Proyecto Visión 21

Zona Tecnológica

Llegan las máquinas biológicas y las conexiones de cerebros con computadoras

Dr. Francisco Miraval

Dos recientes anuncios, hechos por separado por la Universidad Cornell y por el Instituto de Fabricación Molecular en California (IFMC), demuestran que la robótica ya no se limita a aprendizaje automático, tecnología de sensores, complejidad mecánica e inteligencia artificial.

El progreso continúa en todas esas áreas, pero ahora Cornell ha desarrollado máquinas orgánicas construidas a partir del ADN, y el IFMC ha creado nanorobots que podrían implantarse en el cerebro humano y conectar el cerebro a una red de datos (como Internet) en tiempo real.

Específicamente, según la información provista, los científicos de Cornell “han construido con éxito máquinas basadas en ADN con capacidades increíblemente reales”, es decir, “son capaces de locomoción, consumen recursos para la energía, crecen, se deterioran y evolucionan, y eventualmente mueren.”

Pero no es vida como la conocemos, sino vida artificial.

“Estamos introduciendo un concepto de material completamente nuevo y realista impulsado por su propio metabolismo artificial. No estamos haciendo algo que está vivo, pero estamos creando materiales que son mucho más reales que los jamás antes vistos”, dijo el Dr. Dan Luo, profesor de ingeniería biológica y ambiental en la Facultad de Agricultura y Ciencias de la Vida en Cornell, en declaraciones a The Stanford Chronicle.

Por su parte, el IFMC sugiere que “los cerebros humanos podrían fusionarse con la tecnología significativamente antes de lo que muchos esperan, tal vez dentro de décadas”.

Los dispositivos se conocen como “Interfaz cerebro humano / nube” (B/CI) y “se posicionarán automáticamente y con precisión entre las células cerebrales” para luego “transmitir de forma inalámbrica información codificada hacia y desde una red de supercomputadoras basada en la nube para la supervisión del estado del cerebro en tiempo real y la extracción de datos”, dice el comunicado oficial del IFMC.

La investigación fue publicada en la revista científica Frontiers in Neuroscience. Si el tema parece conocido, es porque ya fue propuesto hace décadas por el futurista Ray Kurzweil y porque se vio en varias películas de ciencia ficción, incluyendo “The Matrix”.

 

Zona Tecnológica (eBook)